Sin taxis eléctricos en la flota compostelana, que se decanta por los híbridos

El precio de compra y la autonomía son los principales escollos // Lenta recuperación del sector, con esperanzas en el verano

SANTIAGO DE COMPOSTELA. EL CORREO GALLEGO. ANDREA OCA.- En una época mala para el sector del taxi en ciudades turísticas como Compostela, pensar en renovar la flota es la última de las preocupaciones actuales. Pese a la insistencia por optar por vehículos no contaminantes que se realiza periódicamente desde Transición Ecológica, y el reciente compromiso de la UE para reducir un 55 % de emisiones en 2030, las realidades individuales caminan en sentido contrario.

Desde la principal flota compostelana, Radiotaxi, no dudan de las mejoras medioambientales que suponen los coches de bajas emisiones. Con esto presente, son muchos los taxistas que ya han optado por un coche híbrido, pero el panorama es muy distinto para los eléctricos. Precio y autonomía son los principales escollos. “Non hai ningún taxi eléctrico aquí, pero cada vez hai máis híbridos. Estes si dan bo resultado xa que as condicións que ofrecen melloraron e os prezos baixaron moitísimo. Iso si, en canto a consumo non nos sae moito máis económico que un vehículo de gasoil”, aclara Suso García, presidente de Radiotaxi Compostela. A la pregunta de por qué muchos conductores se decantan por el híbrido, explica que en este sentido las ayudas públicas para la compra de estos vehículos y la conciencia ambiental particular son claves.

El sector considera que las ayudas siguen siendo insuficientes. El pasado febrero la Consellería de Mobilidade comunicó la nueva convocatoria de ayudas para la compra de vehículos accesibles y poco contaminantes por importe de 350.000 euros. Dicha convocatoria destina 350.000 € a estas ayudas: 10.000 € en el caso de compra de taxis adaptados, de 6.000 € para los de cero emisiones y de 4.000 € para los de bajas emisiones. También hay ayudas nacionales bajo el plan Moves III con ayudas para adquirir coches eléctricos.

PUNTOS DE CARGA. “Debería regularse que no centro das cidades só entren os vehículos menos contaminantes”, reclama Suso. Sobre su experiencia particular con coches eléctricos, apunta a la autonomía. “Deixáronme un nunha ocasión, coa promesa de autonomía para 100 kilómetros, que xa é pouco, pero na realidade nin 50, case quedo tirado”, denuncia. Un problema teniendo en cuenta que, en un territorio como Galicia, con pocos puntos de carga, tendrían que renunciar a las carreras largas que salen de cuando en vez. “Non é viable, igual nunha cidade grande na que hai recorridos urbanos máis cortos si o é, especialmente se hai cargadores nas paradas”, incide el presidente de Radiotaxi Compostela. En la capital gallega lo que hay, de momento, es una electrolinera en construcción en el Polígono de Costa Vella.

Al margen, el sector del taxi en la ciudad empieza a recuperar fuelle tras unos meses de caídas constantes. La llegada del verano, con el tirón del Xacobeo y con la prórroga en mente, y el comienzo de congresos y eventos arrojan algo de esperanza. La clave es que regrese a Compostela el turismo procedente de otras Comunidades Autónomas, algo que depende de las restricciones.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *