La titular del juzgado 17 de Barcelona subsana un error y libra a Miguel Tomás Romero de cualquier imputación

BARCELONA – Miguel Tomás Romero no está imputado, ni nunca lo tuvo que estar, en el litigio que sostienen la Federación Catalana del Taxi y la empresa OTAC S.A. contra ex directivos de la mercantil por la organización de la Feria del Taxi del año 2006 y 2007 por una supuesta apropiación indebida.

De esta manera, es la misma juez del Juzgado de Instrucción número 17 la que ha rectificado el auto con fecha 3 de mayo de 2011 en la que se imputaba a Miguel Tomás Romero en el litigio sostenido entre Federación Catalana del Taxi, OTAC contra los citados ex directivos.

Este error cometido por el juzgado nº 17 de Barcelona, fue utilizado, como es habitual en su trayectoria, por el ahora ex secretario de la Federació Catalana del Taxi, José Mª Goñi, para difamar, perjudicar y maltratar la imagen del que hasta hace poco ha sido presidente del principal sindicato del taxi en Cataluña (STAC), Miguel Tomás Romero.

A José Mª Goñi, este error judicial le vino de maravilla, ya que en vez de informarse y mantenerse neutral, utilizó todas sus armas para vilipendiar tanto a Miguel Tomás Romero como al STAC.

Afortunadamente, la justicia aunque lenta, hace justicia. Y ahora el Sr. Goñi, desde su Federación virtual, pues nadie sabe dónde está, tendrá que reconocer otra vez que se equivocó.

Que no sirven las malas maneras para atacar a quien te supera, y que quien siembra vientos, recoge tempestades.

De todo este conflicto, OTAC tiene una deuda pendiente con los taxistas de Barcelona en cerca de 50.000 euros correspondientes a la liquidación de la Feria del Taxi del 2007. Recientemente, el gerente de OTAC, José Luis Laborda junto con Josep Mª Goñí, ex secretario general de la Federació Catalana del Taxi, constituyeron una empresa denominada Firataxi, SL. Esta nueva empresa tiene como uno de sus objetivos la intermediación en la contratación de servicios vinculados al sector del taxi. La citada empresa se constituyó el 22 e junio del 2010, meses antes de celebrarse la fracasada feria de Marbella.

A partir de esta información se entienden muchas cosas. Jose Mª Goñi, en representación de la Federació Catalana del Taxi, ha ido dando largas en diferentes reuniones celebradas de los Comités organizadores del 2006 y 2007 convocadas para forzar a OTAC a pagar la deuda que tiene con el sector del taxi cifrada en alrededor de 50.000 euros.
Justamente en la reunión que se mantuvo el 3 de marzo del 2009 por parte del Comité Organizador de Firataxi 2007 se acordó con los votos de la Federació Catalana del Taxi entre otros (GUT, ABEAT, ACERTAX y STAB) darle una prórroga a OTAC hasta el 31 de diciembre de ese año para que pagara al sector los cerca de 50.000 euros. Tanto el STAC como el resto de organizaciones (ARTC, AVANT-GTI y ATAC) votaron en contra e incluso se pidió por parte de alguna de ellas que la liquidación de esa cantidad se produjera en un máximo de 30 días contados desde el día siguiente de la reunión.
OTAC incumplió el compromiso de pagar los cerca de 50.000 euros- Todos los que votaron en contra de la prórroga sabían que ese incumplimiento se iba a producir. En las posteriores reuniones de los comités organizadores de las ferias 2006 y 2007, determinadas organizaciones entre ellas la capitaneada por Goñi han ido dando largas para cumplir el objetivo de la liquidación de las ferias de 2006 y 2007. Incluso en la última, Goñi y otros ni se presentaron esgrimiendo diferentes excusas.
Como es sabido OTAC, ha aparecido en diferentes ocasiones en el periódico Heraldo de Aragón, reconociendo el director del Palacio de Congresos de Zaragoza y accionista a través de su firma OTAC, José Luis Laborda, que atravesaban serios problemas de liquidez.
Finalmente la Diputación General de Aragón (DGA) rescindió el contrato con la empresa Fodimetac que gestionaba el Palacio de Congresos de la Expo. Fodimetac, que tenía como socio a José Luis Laborda de OTAC, arrastraba pérdidas de alrededor de 400.000 euros, según se publicó recientemente en el diario Heraldo de Aragón: 300.000 en 2009 y 140.000 en 2010). Ese “problema de tesorería” le impedía “dar el servicio adecuado”, lo que llevó a la rescisión del contrato con la DGA, propietaria del centro. El acuerdo de rescisión se firmó el 9 de agosto del 2010 .Clica resolución Judicia

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *