La Favb rechaza encarecer el transporte público porque "perjudica" el derecho a la movilidad

Jordi Bonet, president de la FAVB
Jordi Bonet, president de la FAVB
BARCELONA. EUROPA PRESS.- La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (Favb) se ha posicionado totalmente en contra del incremento de las tarifas del transporte público en 2012 que se anunciarán este lunes, y de la ya confirmada de 9 euros en el Bicing, porque “perjudican el derecho a la movilidad de las personas”.
En declaraciones a Europa Press, su presidente, Jordi Bonet, ha abogado por garantizar que la subida de los precios públicos no rebase el IPC en tiempos de crisis, algo que el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, anunció que sí pasará con los transportes públicos metropolitanos.
La mayor subida la podría experimentar el abono T-10, que podría aumentar cerca de un 10%, mientras que el abono anual del Bicing pasará de los 35 a 44 euros, lo que se suma al incremento del taxi del 2,9% aplicado desde este sábado, con lo que la bajada de bandera costará cinco céntimos más y el kilómetro recorrido, tres más.
“El transporte público es un derecho fundamental para muchas familias afectadas por las deudas y el paro”, ha subrayado Bonet, y ha recordado que los sectores públicos son los más impacto reciben por los ajustes.
Ha opinado que estas subidas van contra un modelo de ciudad que apueste por el transporte público en detrimento del privado: “Toda decisión de este tipo conlleva dejar de potenciar una ciudad sostenible donde el vehículo privado abra paso al público”.

DIVISIÓN ENTRE COMERCIANTES

Por parte de los comerciantes, el secretario general de la Confederación de Comercio de Catalunya, Miquel Àngel Fraile, ha advertido de que los aumentos pueden perjudicarles porque “toda subida de precio de servicios básicos es dolorosa para la población y el comercio”, aunque comprende los incrementos.
“Hay que ser conscientes de que mantener transportes deficitarios como el Bicing y el tranvía cuesta mucho dinero, y las tarifas actuales no lo cubren”, opina, y lamenta que todos los ciudadanos deban pagar unos servicios de lujo solo utilizados por un 40% de la población, a su juicio.
El presidente de la Fundación Barcelona Comerç, Salvador Albuixech, ha asegurado que la decisión no favorecerá las compras en ningún caso: “Naturalmente que afectará, pero como tantas otras cosas; lo que está claro es que si se produjeran ahora mismo sería una catástrofe para la campaña navideña”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *