El primer taxi adaptado de Sada (A Coruña)

Los vecinos tuvieron que pedir el servicio durante años a otros concellos

SADA. LA VOZ DE GALICIA. ARANTXA RAMOS.- La llegada de los denominados taxis adaptados es bastante tardía. Pese a que la normativa europea indica que por lo menos el 5 % de los taxis de cada ayuntamiento deben estar adaptados a las necesidades de las personas con movilidad reducida, en muy pocas ocasiones se cumple. En el caso del Concello de Sada, hace solo un mes que se ha puesto en disposición de la villa el primero de estos vehículos.

El conductor es Eduardo Riveiro Casais, procedente de Carnota aunque vive en la zona desde hace ya veinte años. Como taxista, destaca porque lleva tanto tiempo en la profesión como su coche: apenas un mes.

«En Sada non se cumpría a normativa porque ningún taxi o quixo poñer, pese aos intentos do alcalde», indica Eduardo, quien antes de ser taxista ya había trabajado sobre ruedas como camionero y como maquinista de retroexcavadora. «Eu quedei no paro tras 28 anos traballando e sempre tiven a idea de dedicarme a isto», relata el conductor, que añade: «Ao empezar dende cero, pareceume interesante ofertar un servizo novo».

Eduardo explica que aún gran parte de los ciudadanos desconocen la existencia del servicio, ya que anteriormente tenían que recurrir a otros taxis del área de A Coruña«Antes tiñan que chamar a Oleiros, a Guísamo, a Cambre ou a Betanzos, neste concello aínda non había, pero agora, normalmente, unha vez que o saben pídenme o número e xa me chaman directamente», explica.

Rampa y acceso más cómodo

La importancia de que la población pueda acceder a estos vehículos se evidencia cuando Eduardo detalla los viajes que realiza para las personas con movilidad reducida, «sobre todo solicitan ir á Coruña, para ir ao médico, ao dentista…». El servicio es tanto para estas personas como para otros clientes, por lo que el número de plazas disponibles varía.

El vehículo tiene un total de siete asientos, incluyendo el del conductor, y en el caso de atender a una persona en silla de ruedas, los dos asientos traseros se pueden apartar, dejando así cinco plazas en total. Además, algo fundamental para permitir un acceso sencillo al coche es la existencia de una rampa, que pueden ser eléctricas o manuales, como la del vehículo de Sada. «É fácil e rápido, e o usuario non ten que facer ningún esforzo», explica Eduardo. Añade que la entrada al coche también es más cómoda para las personas mayores, pese a que normalmente se sienten más dependientes.

Habilitar un eurotaxi supone un gasto de entre 9.000 y 10.000 euros, dependiendo de si las herramientas son eléctricas o manuales. La Xunta ha abierto un plazo hasta el 14 de octubre del 2020 para solicitar ayudas para la adquisición de estos automóviles adaptados a personas con movilidad reducida (eurotaxi). También para los vehículos tipo emisiones cero y los taxi eco. Acerca de la subvención, el taxista lamenta que «fai dous meses que a solicitei e estou esperando a resposta».

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *