Hacienda lleva a la Justicia a un ´flotero´ en Las Palmas por fraude fiscal. Es uno de los tres empresarios investigados por la explotación irregular de licencias. "Podrían hacer lo mismo con los arrendadores de licencia en Barcelona", opinión desde el STAC

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. TERESA GARCIA.- La Agencia Tributaria del Ministerio de Hacienda ha denunciado ante la Justicia a un flotero por presunto fraude fiscal, cuya cuantía supera los 500.000 euros. Este flotero es uno de los tres patrones de taxis que están siendo investigados desde hace casi un año por la explotación irregular de licencias, que le habían sido arrendadas por sus titulares. El reglamento del taxi prohíbe expresamente arrendar las licencias y este flotero explotaba más de 30, según manifestaron fuentes cercanas a la investigación, que confirmaron el pase a disposición judicial de este empresario hace algo más de dos semanas.

Como se recordará, el Ayuntamiento ha empezado ya a retirar las licencias a los cerca de 80 patrones que habían cedido la explotación de sus taxis a los tres floteros investigados. De momento, se ha ordenado la retirada de 11 licencias y el resto está pendiente de que culmine la tramitación.

La revocación de las licencias es consecuencia de la investigación a cuatro bandas que han llevado a cabo el Ayuntamiento capitalino, a través de la Policía Local, la Agencia Tributaria y la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social y la Fiscalía, tras la redada realizada en abril de 2010 en las sedes sociales de las empresas de los tres floteros citados.

Por su parte, la Inspección de Trabajo concluyó su parte de la investigación el pasado mes de diciembre y detectó irregularidades en 76 de las 78 licencias investigadas. En total ha impuesto 152 sanciones de 6.251 euros, cada una, por cesión irregular de trabajadores a los titulares y a los floteros implicados en las irregularidades administrativas, según confirmaron fuentes de la Inspección de Trabajo.

Cesión ilegal

En las otras dos licencias investigadas no se pudo demostrar que había cesión ilegal de trabajadores. Las sanciones se impusieron tanto a los propietarios como a los floteros. Así, el flotero que explotaba 37 licencias, el mismo que ha sido puesto a disposición judicial por presunto fraude fiscal, ha recibido una sanción por un montante de más de 230.000 euros. “Se ha demostrado”, señalaron las fuentes, “que el titular de la licencia ha dado de alta al trabajador, pero el que le paga es el flotero y eso es una infracción por cesión ilegal de mano de obra”. La mayoría de los multados recurrió.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *