Un vecino de Lleida denuncia un ‘rapto’ de 20 minutos en un taxi

LLEIDA. LA MAÑANA.- Un vecino de Lleida denunció ayer ante el Juzgado de Guardia de Lleida una detención ilegal durante un periodo de 20 minutos por parte del taxista que lo trasladaba a su casa. El usuario, según explicó a este diario y consta en la denuncia. únicamente le pidió al taxista que le dejara subir a su casa porque en ese momento no llevaba dinero suficiente y que mientras tanto se quedara su documentación como prueba de que volvería.
Los hechos se produjeron sobre las 16.30 horas cuando el vecino de Lleida Alfredo P.C. solicitó un taxi en la Avenida de Valencia para que le trasladara hasta su domicilio en la calle Agustinos, apenas a unos 300 metros de distancia.
Cuando llegaron a su destino, el usuario le pidió la taxista que le dejara ir un momento a su domicilio porque no disponía en ese momento de los cinco euros a los que subía el importe del trayecto realizado. “El taxista se negó en rotundo y pese a que le ofrecí mi documentación, con mi DNI, para que me tuviera localizado hizo caso omiso y me cerró el vehículo para que no pudiera salir”.
El usuario, siempre según consta en la denuncia presentada ante el Juzgado de Guardia de Lleida, pasó 20 minutos muy tensos dentro del vehículo. “Estuve retenido ilegalmente y contra mi voluntad durante 20 minutos en el taxi, mientras el taxista llamaba a la central y a los Mossos d’Esquadra”.
Sobre los 20 minutos después de producirse el altercado, los Mossos se presentaron en la calle Agustinos, donde el taxi estaba parado, “y cuando vi a los agentes comencé a gritar a través de la ventanilla del conductor que estaba secuestrado. Fue en ese momento cuando la policía autonómica me liberó del vehículo y pude acercarme a por el dinero para pagar el servicio. No tardé ni un minuto”.
El denunciante pidió que le entregaran la factura de lo que le había costado el trayecto ”para tener constancia de que lo había pagado y también solicité la documentación del vehículo y del propio conductor, aunque no me la dieron. Los Mossos me aseguraron que tenía todo en regla y no le dieron más importancia a los hechos, mandándome a la Oficina del Consumidor para poner una queja”. Alfredo P.M., consciente de que habían violado sus derechos, fue al juzgado a poner una denuncia.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *