Nuevo intento del Ayuntamiento de ponerle uniforme a los taxistas de Cádiz

Representantes de este colectivo consideran que las nuevas ordenanzas limitan sus derechos como autónomos

Les quiere imponer el uso de camisa blanca y pantalón azul y eliminar definitivamente las chanclas

CÁDIZ. DIARIO DE CÁDIZ. JOAQUÍN BENÍTEZ.- No ha llegado a Pleno aún. Están en cocina, pero las ordenanzas municipales que regularán el servicio de auto-taxi una vez que se pongan en funcionamiento prometen ser bastante más restrictivas y reflejan una clara intención, por parte del propio Ayuntamiento, de tener al gremio de los taxistas mucho más atados en corto.

Ha sido una representación de este colectivo la que ha denunciado a este periódico que numerosos puntos que el Ayuntamiento ha integrado a las ordenanzas vigentes en la actualidad reflejan “una evidente pérdida de autonomía para un sector compuesto únicamente de autónomos”. “El Ayuntamiento”, según un grupo de representantes del gremio del auto-taxi, afirma que “quiere tenernos controlados como si fuéramos funcionarios sin serlo y sin que, encima, les costemos un euro, ni en subvenciones ni en ningún otro tipo de apoyo económico para poder cumplir con esta nueva ordenanza que podría ser una de las más restrictivas de España”.

Estas ordenanzas municipales, que ahora se encuentran en fase de exposición públi para la recogida de alegaciones, deberán ser discutidas de nuevo para ver qué se hace con ellas, para luego llevar, el texto ya definitivo a Pleno, donde deberá ser ratificado por una mayoría de las fuerzas políticas.

Este periódico ha podido tener acceso a un informe con algunas de las alegaciones que se presentarán contra esta ordenanza municipal. En este documento se hace alusión, por ejemplo, a la negativa del sector a llevar un uniforme impuesto por el Ayuntamiento.

Según el artículo 65 de esta nueva norma, “las personas conductoras de taxi deberán prestar el servicio debidamente aseadas y con corrección en vestimenta y calzado…”

En ningún caso se permitirá el uso de chanclas, sandalias sin sujeción posterior o cualquier calzado que pueda comprometer la seguridad vial durante la conducción. Deberán vestir con pantalón largo de color oscuro (preferentemente azul), camisa clara (preferentemente blanca) y jersey de tonos oscuros. En caso de que la climatología lo aconseje se podrá sustituir por polo de manga corta de tono claro (preferentemente blanco)”, según este artículo de la nueva ordenanza.

A este respecto, fuentes del sector consultadas por este periódico consideran este punto innegociable: “Querer implantar un uniforme es otra medida que nos ha sorprendido porque la mayoría de los taxistas viste mejor que la buena parte del equipo de gobierno en actos de representación institucional y públicos”.

Otras medidas que afirman que les ha “alarmado” es el “desproporcionado control que quieren hacer de los servicios al querer geolocalizar vía GPS los vehículos, poniendo en grave vulnerabilidad el derecho a la intimidad tanto laboral de los conductores como de los usuarios que si se suben a un taxi de forma anónima hay que proteger dicho derecho a la intimidad”.

Son otras muchas más las alegaciones con las que el Ayuntamiento se va a encontrar en contra de estas nuevas ordenanzas. Otra, por ejemplo, está relacionada con el capítulo en el que se impone a los taxis adaptados para el transporte de discapacitados estar disponibles las 24 horas del día. Los taxistas no consideran que estas guardias sean necesarias y que “si tan necesario lo considera, el Ayuntamiento tendrá que hacerse cargo del coste que tiene este servicio”.

Representantes de este colectivo defienden también que las restricciones que impone esta nueva ordenanza van en contra del espíritu que defienden las autoridades europeas para la competencia que quieren que el de los taxistas sea un gremio lo más liberalizado posible para así poder plantarle cara a la competencia que para ellos representan las VTC.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *