Los taxis ilegales ‘toman’ la costa en el inicio de la temporada turística

* La presencia de taxis que trabajan fuera de la legalidad ha crecido cada vez más desde el inicio de la crisis económica
CAMBRILS. DIARI DE TARRAGONA. MÒNICA JUST.- La existencia de taxis ilegales siempre ha preocupado a los conductores con licencia. Pero en los últimos años esta problemática se ha agravado hasta el punto de convertirse en una de las grandes culpables de la crisis que atraviesa el sector.
Ahora, con el inicio de la temporada turística, la presencia de taxis que no cumplen con la normativa ha empezado a tomar las poblaciones de costa, una práctica que se ha incrementado en los últimos años y que ha generado un gran malestar entre los taxistas. «Estamos muy preocupados. La Policía Local y los Mossos d’Esquadra nos ayudan, pero es muy difícil encontrar una solución al problema, porque el volumen de trabajo ha bajado mientras que la piratería ha ido aumentando cada vez más». De este modo se manifiesta José Manuel Ramírez, presidente de la asociación Radio Taxi Cambrils, quien lamenta que su situación se encuentra en un momento especialmente delicado.
El problema se concentra en los municipios más turísticos pero también tiene una gran incidencia en el Aeropuerto de Reus o la estación del AVE, tal y como señalan fuentes de la Policía Local de Salou. Y es que los clientes suelen ser personas extranjeras que desconocen el idioma y el funcionamiento de la red de transportes de la zona.
En este sentido, los conductores aseguran que los infractores acostumbran a ser siempre los mismos y que a ellos no les cuesta mucho identificarlos. «Normalmente utilizan furgonetas grandes con cristales oscuros, y la mayoría son rusos», asegura José Manuel Ramírez.
En la puerta del hotel
Los taxistas que cumplen con la normativa saben que es difícil, o prácticamente imposible, erradicar está práctica, por lo que tienen sus propias medidas disuasorias: se ponen en la puerta de los hoteles, y esto consigue que en algún caso cambien de idea y decidan dar marcha atrás.
Pero un hecho que les indigna especialmente es el hecho de que en algunos casos hayan incluso llegado a acuerdos con empleados de hoteles, campings u otros establecimientos, para que les llamen a ellos a cambio de comisiones. «Esto es indignante. Devalúan nuestro trabajo y hacen que nuestra propia crisis sea cada vez más grave», lamenta un taxista de Salou que augura un verano complicado.
Los agentes policiales recuerdan que las tarifas que ofrecen estos taxis que trabajan fuera de la ley suelen ser inferiores a las habituales, y saben que estas prácticas desvirtúan la profesión. Precisamente en este sentido, uno de los objetivos del Pla d’Estratègia Municipal de Cambrils es la lucha contra los taxis ilegales. Y es que, según explica el jefe de la Policía Local, el subinspector Josep Muñoz, esta es una de las peticiones que reciben año tras año desde el Consell Consultiu de Seguretat. Se trata de un ente representado por asociaciones de vecinos y de profesionales, y en la cual se debate sobre las necesidades del municipio.
Sea como sea, la cuestión es que los taxistas están muy preocupados porque este intrusismo se suma a la crisis que les acucia desde hace ya demasiados años.Sin embargo, los agentes de las policías locales y los Mossos d’Esquadra coordinan sus esfuerzos para tratar de poner fin a esta problemática.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *