El taxi tiene otras preocupaciones

* El grup municipal de CiU denuncia que un dispositivo de publicidad vulnera la ley de publicidad dinámica de Catalunya

  • BARCELONA.- Hay determinados líderes políticos de esta ciudad que deberían de cuidar los asesores que tienen alrededor ya que no le ayudan en nada, sobre todo de cara al sector del taxi. La intervención que ha tenido Convergència i Unió en el tema de la publicidad que se está realizando en 150 coches a través de un dispositivo audiovisual interactivo no nos parece adecuada.
    Un elemento interactivo que, MAYORITARIAMENTE por el público, ha sido muy bien acogido por la gran información que se da. Ahora se va a la carga contra él por unos supuestos contenidos que es una reproducción de textos que ya son publicados por guías informativas, en venta en los kioscos, de todo tipo de servicios: restaurantes, salas de bailes, cines, teatros…… El dispositivo audiovisual tiene un elemento además que hace voluntaria su visión. Toda aquella persona que no le interese, lo apaga.
    El taxi parece que es la bestia negra en cuanto a la publicidad. Tenemos limitados los espacios donde podemos colocar la publicidad (solo en el techo). Autobuses, metros y tranvías van engalardonados en algunas situaciones prácticamente todo el vehículo, y no pasa nada.
    Aquí en Barcelona, una empresa emprendedora. con una gran creatividad, empezó hace años, a tener el taxi como un gran producto de venta de publicidad. Y así lo hizo con modelos muy originales como fue poner en el techo una copa de champán, utilizar todo el vehículo para promocionar una marca deportiva, entre otras; aunque la más popular fue la cresta de Gallina Blanca. Los taxis fueron perseguidos por la Guardia Urbana, aunque el impacto fue tremendo y el objetivo cumplido.
    A partir de ahí se nos pusieron límites a nuestros vehículos para ser utilizados como elemento publicitario. Fue homologado un elemento, un tremendo aparato en el techo, que entre otras cosas, afea la estética del vehículo. En Barcelona, por ejemplo, es una de las pocas capitales donde las puertas del taxi no pueden ser utilizadas para poner publicidad. Nos limitan nuestra posibilidad de ingresos atípicos, porque la publicidad en el techo es muy limitada y más costosa, en cambio el transporte público restante no hay problema.
    Yo creo que los partidos políticos que realmente se quieran preocupar por el taxi, han de velar por otros problemas que tiene la industria más importantes que el tema de la publicidad como son: la sobreexplotación de las licencias, que evidentemente no traen mayor calidad al servicio, sino todo lo contrario (gama de vehículos más baja); la calidad del servicio que dan los nuevos conductores del taxi y por lo tanto han de preocuparse si el nivel de formación exigible es el adecuado; el taxi que sea visto por el conductor como una profesión, y no como algunos como una fuente de negocio (véase las empresas que se dedican a gestionar flotas o aquellos que acumulan licencias); rentabilidad del sector (con cada vez más conductores, la recaudación es menor); limitación de los vehículos circulando por la calle, etcétera……
    Estos son los verdaderos problemas que tiene el taxi en la actualidad y no los textos que pone un aparato audiovisual que, primero, está en pruebas, y reproduce aquello que ya está en la calle.

    Luis Berbel
    President

  • Deixa un comentari

    L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *