‘Nos robaron’: los taxistas de Nueva York endeudados por medallones

Una vez que fue un activo que aseguró una jubilación cómoda, el valor del medallón se ha desplomado, dejando a los conductores arruinados financieramente. Estas son algunas de sus historias.

Taxista afectado por la especulación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUEVA YORK. THE GUARDIAN.- Hace más de un siglo, los taxistas han transportado a los ocupados neoyorquinos a sus trabajos, al brunch o a casa después de una salida nocturna. Un símbolo de la ciudad que se hizo mundialmente famosa en innumerables películas de Hollywood, los conductores de estos taxis amarillos son en su mayoría inmigrantes y personas de color.

Conducir un taxi de la ciudad de Nueva York ha sido un camino vital para que los inmigrantes y sus familias se ganen la vida dignamente. Pero en los últimos años todo eso ha cambiado. Ahora, muchos están luchando bajo la carga de una deuda que les cambia la vida después de invertir en un medallón de taxi.

Un medallón de taxi es el certificado físico requerido para operar un taxi amarillo. Una vez visto como un activo valioso que aseguró una jubilación cómoda, el valor del medallón se ha desplomado, dejando a los miles de conductores que compraron un medallón en cientos de miles de dólares endeudados y arruinados financieramente.

Según la New York Taxi Workers Alliance (NYTWA), la deuda promedio de los taxistas por medallones es de 600.000 dólares.

El estado tumultuoso del medallón se remonta a su inflación artificial. En 1937, la ciudad de Nueva York creó el sistema de medallones y puso un límite a la cantidad de medallones que se podían vender, por lo que uno era raro y valioso. Al controlar la oferta, la demanda de poseer un medallón se disparó entre los taxistas que aceptaron la promesa de la ciudad de que un medallón les brindaría estabilidad financiera y un camino para lograr el proverbial sueño americano.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *