¿Renunciar a la tarifa de precio cerrado es la solución para parar Uber?

STAC. JAIME SAU.- Estos días se está hablando mucho del tema de Uberizar al taxi o taxificar las VTCs, a raíz del anuncio del anteproyecto de la ordenanza de Madrid o el nuevo reglamento de la CAM del ínclito Garrido.

Una de las cosas que hacía atractivo a los clientes estas aplicaciones es que podían conocer lo que les iba costar el servicio antes de subirse a la VTcs.

El mes pasado leímos que en California Uber ya está probando un sistema mediante el cual los propios conductores puedan fijar el precio del servicio y, de esta forma, competir unos con otros en una suerte de subasta… aunque a la hora de alta demanda ya veríamos si el algoritmo ofrece el servicio más económico al cliente, porque no olvidemos que esta empresa se nutre de un tanto por ciento de los servicios que realizan sus conductores y cuánto más alto sea el coste, más gana.

En Barcelona, hace dos años se implantó la tarifa de precio cerrado de antemano, la tarifa 3.
Ahora mismo sólo se puede ofrecer a los usuarios mediante una app y sólo unas pocas la tienen, porque hay que pasar unos requerimientos técnicos.
Puede ser que en un futuro, con la implantación de la app publica, esta tarifa la puedan ofrecer todos los taxis del AMB…..quién sabe.

La tarifa está funcionando razonablemente bien, siempre con margen de mejora, y las asociaciones, la administración y algunas empresas mediadoras hemos trabajo para que vaya mejorando poco a poco.

https://twitter.com/i/status/1362333364728946688
Vídeo promocional de la tarifa de precio cerrado. Fuente: Twitter @AMBTaxi

Hace unos meses, Uber anunció que volvía a Barcelona pero para trabajar única y exclusivamente con el taxi. Esto ha causado un notable nerviosismo entre los taxistas, que no olvidamos la lucha que llevamos contra esta compañía desde hace años.

Para trabajar con el taxi de Barcelona esta compañía ha de pasar una serie de requerimientos: los mismos que pasan el resto de empresas de intermediación que trabajan con el taxi. De momento no los ha pasado, pero será cuestión de tiempo que lo haga. Eso si realmente quiere trabajar con el negro y amarillo, aunque no descartemos que intente trabajar sin cumplir los requerimientos puesto que ya sabemos que a esta compañía le gusta saltarse las normas establecidas y hacer lo que les da la gana.

Es cierto que la tarifa de precio cerrado le facilita la entrada a esta compañía en las ciudades que la tengan, porque los clientes de Uber están acostumbrados a saber lo que les va costar la carrera de antemano. Lo que también es cierto es que no en todas las ciudades en las que opera Uber utiliza un precio cerrado de antemano, sino que en algunas también se suele mostrar un rango de precio estimado, una especie de horquilla.

Lo de que Uber vaya a trabajar única y exclusivamente con el taxi en Barcelona está por ver también, porque está semana hemos sabido que se ha hecho con el 30% del mayor operador del país: Moove Cars. Esto demuestra que esta compañía no va renunciar al mercado de las VTCs y que confía seguir operando con ellas después de la moratoria del decreto Ábalos.

A las puertas de la entrada masiva del 5G, una súper banda ancha que permitirá gestionar un mayor número de datos a mucha más velocidad con lo que esto puede implicar a nivel de calcular rutas y algoritmos mucho más complejos, creo que puede ser muy arriesgado renunciar al mercado que ofrece la tarifa de precio cerrado de antemano…

Todo esto son meras reflexiones que creo que el sector del taxi ha de plantearse los próximos meses y años y quería compartir con vosotros.

JAIME SAU. Secretario de la Union de Barcelona del STAC.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *