Mujeres taxistas de Buenos Aires piden más licencias para lograr paridad en el servicio

Remarcan que hay más de 100 conductoras que trabajan actualmente como peonas y están en condiciones de convertirse en titulares

Advierten falta de políticas activas que promuevan la incorporación de la mujer en esos espacios de trabajo

BUENOS AIRES. LA CAPITAL. CARINA BAZZONI.- Las conductoras de taxis, nucleadas en la aplicación She Taxi, presentaron un proyecto en el Concejo Municipal para que de forma extraordinaria se les asignen las licencias que permitan lograr paridad en el servicio. Según destacan hay más de cien conductoras profesionales que trabajan actualmente como peones y estarían en condiciones de convertirse en titulares. “ La brecha entre géneros es ya insostenible”, señalan en una nota que remitieron además a las autoridades de la Secretaría de Servicios Públicos del municipio y al ministerio de Igualdad, Género y Diversidad de la provincia.

El pedido de otorgar licencias para las mujeres que ya están en el servicio se presentó hace una semana en el Palacio Vasallo, acompañado de una planilla con los datos personales de una centena de conductoras que aspiran a transformarse en titulares de licencias.

El escrito advierte sobre la desigualdad de oportunidades que existe entre varones y mujeres, tanto en el otorgamiento de las licencias del servicio, como entre quienes trabajan como peones. El mundo del taxi es un mundo masculino donde “el 95 por ciento de los conductores son varones”, apunta y responsabiliza a la falta de políticas activas que promuevan la incorporación de la mujer en los espacios de trabajo vinculados a la conducción de vehículos.

Por eso, “a modo de reparación histórica” se otorguen licencias de explotación para mujeres que ya están en el servicio sin el pago del canon correspondiente y desobligadas del pago obligatorio a una radio taxi como proveedor de despacho de viajes.

La nota suma las adhesiones de la Secretaría de Género del Sindicato de Peones de Taxi, la Asociación de Mujeres Conductoras, del Comité Feminista ante la Emergencia Sanitaria y de la Colectiva de Abogadas Translesbofeministas, entre otras organizaciones. Todas resaltan la necesidad de que más mujeres estén al volante de los servicios públicos.

Unas 300 conductoras

“Actualmente deben existir unas 320 conductoras activas que están trabajando sentadas en un auto. Un número ínfimo en relación a la cantidad de varones que forman parte del servicio, por eso pedimos que la entrega de licencias sea extraordinaria, porque muchas compañeras son único sostén de familia y de esta forma podrían mejorar su condición y, además, incorporar a más mujeres como empleadas”, señaló María Eva Juncos, taxista y alma máter de She Taxi, la aplicación que desde 2017 permite solicitar un vehículo conducido por una mujer.

Juncos realizó una encuesta entre las más de 200 mujeres que trabajan con la aplicación She Taxi, con un promedio de experiencia de 5 años. El 82 por ciento dijo que aspira a convertirse en titular de una licencia y también que dispone del capital necesario para la compra de un vehículo en condiciones de prestar el servicio. La mayoría, siete de cada diez, son quienes aportan el mayor porcentaje de ingresos del hogar.

Según destaca Juncos, convertirse en titulares no sólo mejoraría la economía de esas familias, sino también otorgaría a las mujeres más tiempo libre.

Las últimas licencias

La última vez que el municipio otorgó nuevas chapas de taxi fue hace ocho años. En 2013, se decidió incrementar en un diez por ciento la flota de autos de alquiler sumando 360 licencias. Entonces se establecieron cupos para personas con discapacidad o para familiares directos de personas con discapacidad, que no abonaron pliego ni derecho de explotación; para peones de taxis y obligatoriamente se dispuso un mínimo de 43 licencias para conductoras y de otras 27 para mujeres que quisieran ingresar al sistema.

Sin embargo, estima Juncos, aún falta andar un gran camino para que las mujeres tengan las mismas condiciones que los varones en los servicios públicos. “Sabemos que nuestro pedido puede molestar en algunos sectores, pero no podemos seguir manteniendo esta situación donde las mujeres quedemos relegadas o subordinadas a la voluntad de los titulares de licencias”

La taxista advirtió también que la experiencia de la aplicación She Taxi demuestra la necesidad de que haya más mujeres en el servicio. Desde que empezó a funcionar, los viajes despachados cada año están en alza.

“Desde el 2013 el municipio no otorga licencias, con lo cual lo que entendemos es que consideran que no hace falta, pero en forma paralela a eso presenciamos el desembarco de mas aplicaciones y cantidad de remises informales, hay una situación en contramano”, concluyó.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *