Taxistas de Valencia denuncian exceso de celo con multas de la Policía Local

Afirman que piden la tarjeta de transporte cuando ya no se expide de forma física y que retiran con la grúa los vehículos cuando la ley sólo contempla sanción en caso de problemas con la identificación de conductores

VALENCIA. LAS PROVINCIAS. LOLA SORIANO.- La asociación Gremial del Taxi denuncia un exceso de celo en las actuaciones de la Policía Local de Valencia, concretamente de agentes de la Unidad de Distrito del Marítimo respecto a las inspecciones que realizan de las tarjetas de transporte y también las identificativas de los conductores.

Como explica el presidente de este colectivo del taxo, «resulta que desde hace cinco o seis meses están haciendo inspecciones y nos piden las tarjetas del transporte, cuando desde hace al menos tres años la Conselleria de Transporte ya no las emite como tarjetas físicas«. Por eso, indica que »no debería de ser esta asociación quien explicase a ningún agente que desde hace ya varios años no se expiden de manera física estas tarjetas de transporte y que si quieren comprobar si un taxi tiene o no títulos habilitantes para la prestación del servicio, no tiene más que comprobarlo en el Registro de Empresas y de Actividades de Transporte del Ministerio de Fomento«. Añade que, de hecho, tienen las tarjetas de transporte renovadas hasta 2022 por orden de conselleria.

Según Ismael Arráez, presidente de este colectivo del taxi, «nos estamos encontrando con dos situaciones. Por un lado, nos piden unas tarjetas de transporte en soporte físico que ya no se expiden y, por otro lado, hay casos de conductores que están recién contratados y que como están tramitando su tarjeta de identificación, que tardan unos 10 días en darles, circulan con la solicitud a la espera de la tarjeta y les están inmovilizando el vehículo y se lo lleva la grúa«.

Además, argumenta que «en estos ocho o nueve días se han paralizado unos seis vehículos». Y desde la asociación Gremial del Taxi se añade que «tampoco debería de ser esta asociación quien explicase a ningún agente que en ningún punto de la Ley 13/2017 de 8 de noviembre de la Generalitat Valenciana se contempla como sanción accesoria la inmovilización de un vehículo taxi por carecer de tarjeta identificativa para el conductor».

Según Ismael Arráez, «en todo caso, si no hay una tarjeta identificativa, sólo tiene carácter sancionador, es decir una multa, pero no incluye la retirada del coche con la grúa, que ya cuesta 150 euros y nos hace perder el tiempo para ir a retirar el coche». Apunta que «no se entiende por qué se llevan el coche cuando otro conductor con la tarjeta identificativa se turna para llevar el mismo vehículo».

Por todo ello, la asociación Gremial Provincial de Autotaxi de Valencia opina que «existe un exceso de celo al sector y sólo nos ocurre en el distrito Marítimo. Hemos consultado a otros agentes y no entienden porque no tienen esa información». Quieren dejar claro que «no somos contrarios a la acción inspectora y sancionadora si es merecida, es más la reivindicamos. Somos contrarios a que ya en reiteradas ocasiones se han tramitado sanciones que bajo ningún concepto deberían haberse producido, por no estar el taxista incumpliendo ninguna normativa y que, aunque finalmente no han acabado en sanción por parte de los Servicios de Inspección de Transporte de la Generalitat, sí han provocado desvelos, quebraderos de cabeza y sobre todo una importante pérdida de tiempo al taxista«.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *