Uber presiona al Gobierno para que liberalice alternativas al taxi

El uso del móvil y la congestión del tráfico en las ciudades han dejado «obsoleta» la regulación que defienden decenas de miles de taxistas en toda España. Según la consultora, que asesora tanto a entidades privadas como a ministerios, gobiernos autonómicos y municipales en materia económica, «resulta perentorio» liberalizar la competencia al taxi en beneficio de usuarios, conductores y la calidad de vida en las ciudade

Los usuarios, según la firma, se ahorrarían tres euros por persona y trayecto en sus desplazamientos, además de reducir gastos en tiempos de espera y aparcamiento. Sería la consecuencia de una bajada de tarifas media de entre el 35% y el 50%. Sólo entre Madrid y Barcelona esos ahorros ascenderían a cerca de 800 millones de euros anuales, según el estudio dirigido por el economista José Antonio Herce. Afi se suma de este modo a la Comisión nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en la petición para que se rebajen las barreras administrativas que impiden a los servicios denominados VTC competir con los taxis.

Desde su llegada a España en 2014, Uber ha tratado de crearse su propio espacio en ambas capitales con un plan de choque por el que ha acabado pidiendo disculpas públicas. Tras un periodo en el que ha tratado de reconstruir su estrategia con fichajes como el de José Andrés Díez, abogado que logró su cierre, a día de hoy opera de acuerdo con la ley sólo en Madrid. Estudia regresar a Barcelona después del verano, pero el marco regulatorio le impide crecer y superar a Cabify, que bloquea su expansión.

Según fuentes del sector, contra los 700 vehículos que trabajan para la segunda en Madrid, son 400 los que lo hacen para la primera. En cualquier caso, el interés por hacerse con alguna de las cerca de 2.200 licencias VTC de Madrid es evidente. Grandes empresas de transporte como Alsa ofrecen también a sus pasajeros de autobús servicios alternativos al taxi sólo en Madrid, de momento.

Creación de empleo

Herce suma a los ahorros para los usuarios ventajas para el empleo y la recaudación fiscal. De alcanzar un desarrollo equivalente al que ha llegado en Londres, AFI afirma que una liberalización podría generar 43.000 empleos en Madrid y 34.000 en Barcelona. La consultora no menciona sin embargo qué clase de trabajo sería el de esta inmensa bolsa de empleo. Precisamente en Londres el régimen de estos conductores (si son autónomos o empleados de Uber) y sus derechos a un salario mínimo son objeto de constante polémica.

El estudio de AFI tampoco es claro a la hora de considerar si debería fijarse una compensación para los taxistas que han adquirido una licencia del ayuntamiento y se encuentran con que la Administración suprime las barreras de entrada a nuevos competidores que no pagan esa licencia. Los permisos pueden alcanzar un precio de 180.000 euros en el mercado frente a los 40.000 actuales de las VTC, según distintas fuentes del mercado. «Podría establecerse una compensación pública como una transición a la competencia», opina Herce.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *