Sants abrirá una salida a los taxistas hacia Països Catalans

* El futuro de un gremio en crisis
* Reforma en la parada de la terminal de trenes
* El ayuntamiento creará un corredor para cubrir toda la estación
BARCELONA . EL PERIODICO. CARLOS MARQUEZ DANIEL.- A los viajeros que salen de la estación de Sants por Països Catalans y que no conozcan la zona les extrañará no encontrar taxi. Quizás distingan algún tramposo buscando clientes furtivamente en el carril bus, pero lo más seguro, si no han visto la tímida señalización del interior del edificio, es que se vayan hasta la calle de Tarragona, a escasos 100 metros, y esperen a que baje uno. Un buen samaritano les explicaría que detrás de la terminal, en la plaza de Joan Peiró, aguardan un centenar de taxis. Están ahí porque Adif siempre ha defendido que no hay más remedio, que en la otra cara de la estación, donde aparcan las motos, el suelo no aguantaría el peso. El ayuntamiento, tras la eterna queja del colectivo, ha pedido a Fomento que permita apartar unas vallas para abrir una nueva parada. Se evitará a los molestos tramposos. Y además, nadie saldrá de Sants pensando que la central de trenes no tiene taxi.
El ayuntamiento recogió la súplica del sector y se puso en contacto con el gestor ferroviario. Las faraónicas obras de ampliación, paradas desde febrero del 2008, cuando el AVE llegó a la capital catalana, han dejado en la zona mucho trabajo a medias. Si se mira la estación desde Països Catalans, a mano izquierda queda un corredor cubierto por verjas. La idea seria abrir ese pasillo, de manera que los taxis asomaran la cabeza para ser reconocidos por el viajero novato que busca chófer.

Peleas habituales

Los taxistas que menudean la plaza han sido testigos de numerosas peleas entre conductores. Sobre todo durante la noche, algunos compañeros de pocos escrúpulos buscan clientes en un área ilegal. Cuando los que esperan paciente y legalmente se dan cuenta, van a por ellos, y más de una discusión acaba a puñetazo limpio.
Lo que ya se ha hecho en el entorno vial de la estación es permitir que los taxis dejen a sus clientes en una zona habilitada frente a la terminal. Hasta ahora, debían dar la vuelta y entrar en la parada de Joan Peiró, lo que llevaba a muchos clientes a pensar que el taxista les daba un garbeo de más para hinchar la carrera.

Un conductor feliz

Especialmente satisfecho está Mariano Gutiérrez, el taxista que más ha luchado para lograr mejoras en la estación de Sants. Ayer explicaba que hasta que no lo vea, no se lo creerá. Y puesto a pedir, sugiere que los taxis no solo se asomen a Països Catalans, ya que, en caso de lluvia, el cliente se mojará. «Si nos dejan girar y meternos un poco en la losa, será mucho más cómodo para el usuario», asegura.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *