Los taxistas de Córdoba críticos con las 16 horas crearán su propio servicio telefónico

Presentación de las medidas contra la nueva regulación horaria del taxi.
Presentación de las medidas contra la nueva regulación horaria del taxi.
* Presentación de las medidas contra la nueva regulación horaria del taxi
* Preparan movilizaciones, recurrirán judicialmente la limitación de jornada y van a apelar a la Agencia de la Competencia para parar una medida que es “perversa”
CORDOBA.- Trabajadores asalariados del taxi, propietarios de licencia con más de un conductor y profesionales descontentos con la nueva regulación horaria han decidido iniciar una nueva plataforma de Radio Taxi independiente de la que ya funciona como medida de protesta por la posición de la entidad mayoritaria del sector, secundada por el gobierno municipal. Los responsables de la iniciativa presentaron ayer las medidas que pretenden activar que incluyen, como adelantó este periódico, un recurso a los tribunales ordinarios y reclamar la intervención de la Agencia de la Competencia, que ya instruyó un expediente sancionador contra el sector cordobés del taxi por las famosas listas negras. Además, habrá movilizaciones que empezarán el próximo día 3 de enero en el Ayuntamiento para explicarle al alcalde, José Antonio Nieto, que la decisión adoptada es perversa.
La nueva plataforma de Radio Taxi se fundamenta en las herramientas que tiene previsto usar la asociación de taxistas Mezquita, a la que se pretenden sumar todos los profesionales descontentos con la nueva regulación. “Depende de ellos”, explican en esta entidad. En realidad, señalan, se trata de contratar el servicio tecnológico de una empresa denominada Etaxi, que proporciona los servicios de contacto entre el cliente y el taxista utilizando tecnologías como el GPS y el 3G por medio de plataformas de internet que se basan en tecnologías bastante comunes en teléfonos móviles.
Además de poder contar con el método tradicional de llamadas de teléfono, si se precisa, el taxi se puede pedir por SMS, Google Talk, Messenger o una aplicación específica, utiliza el geoposicionamiento de los automóviles y los usuarios y apuesta por la tecnificación de todo el proceso de forma que el usuario sabe que el servicio se ha encargado, el nombre del conductor, su licencia e incluso el móvil del taxista por si necesita hablar directamente con él. La plataforma se publicita asegurando que el profesional tiene que recorrer menos kilómetros vacío y, por ende, ahorra. La empresa proporciona los taxímetros y, según su publicidad, funciona pagando una entrada y cuotas mensuales. Ya funciona en otras ciudades y en Madrid va a crear un sistema de convenios para trabajar con discotecas y locales nocturnos para que sus clientes cuenten con servicios de taxi cuando salen del local.
Los profesionales en contra del nuevo sistema horario -arropados ayer por el secretario de servicios públicos de CCOO, Luis Mena, y el de Transportes de UGT, Manuel Sánchez- cargaron ayer contra el sistema y, en general, “contra el régimen de monopolio” en el que, denunciaron, funciona el servicio público del taxi en Córdoba. Aseguraron que no es normal que ciudades del tamaño de la capital funcionen con una sola plataforma y que existen asalariados que no tienen acceso a Radio Taxi desde que la asociación mayoritaria decidió hace dos años limitar las entradas de asalariados en el sistema de forma, dijeron, que unos 20 trabajadores no tienen acceso a los servicios de la centralita telefónica. Desde UGT, se aseguró que medidas como ésta y como la propuesta de reducir el horario máximo en el que pueden trabajar los coches solo tienen el objetivo de eliminar competencia de las calles.
Desde los sindicatos y los afectados, no se entiende que el mismo PP que en Madrid apuesta por la liberalización de horarios comerciales restrinja las posibilidades de trabajar de los coches con dos conductores. “Esto es un despido encubierto. ¿Este es el fomento del empleo que quiere hacer el alcalde?”, explicaba ayer uno de los portavoces de la plataforma de asalariados, Pedro González. La cuenta que realizan los trabajadores es sencilla. Un taxista que empieza a trabajar a las siete de la mañana, o antes, puede realizar doce horas de trabajo. De lunes a jueves, quedarían cuatro horas de servicio máximo, inviables para sostener un trabajador en nómina. Esta parte del conflicto reclamó que el Ayuntamiento estableciese, como en otras ciudades, dos tramos horarios, diferenciando entre coches de uno y dos conductores. Propusieron también un cambio en el sistema de descansos que retiraba coches de las calles. Ayer dijeron que la edil de Movilidad, Ana Tamayo, les aseguró que la idea no le disgustaba. El asunto nunca se llegó a negociar abiertamente ante la negativa del presidente de la asociación mayoritaria, Miguel Ruano, de sentarse en la misma mesa con las otras partes.
Andrés Gómez, también portavoz de los asalariados, dijo que la clave de todo radica en los compromisos de campaña firmados entre el PP y la asociación de taxistas. Según esa versión, Nieto se habría comprometido a congelar las licencias y a decir sí a todos los cambios de horario, algo que, sin derogar la actual ordenanza municipal, no es posible hacer. El portavoz de UCOR, Rafael Gómez, llamó a los asalariados del taxi para brindarles su apoyo. IU y PSOE ya se han pronunciado contra la medida porque, afirman, va a tener una incidencia sustancial en el empleo. “¿Dónde vamos personas con 50 años o más?”, se preguntaba ayer uno de los taxistas. “Reconocemos que la cosa está mal pero vive y deja vivir”, afirmaba un segundo profesional. La versión de estos trabajadores es que los titulares de las licencias apenas prestan servicios nocturnos y que son las personas que están en nómina los que realizan estos trabajos. Habrá consecuencias para los usuarios. Según la estimación de estos profesionales, nada garantiza que la ciudad se encuentre convenientemente provista de taxis para las noches de los días entre semana. Al alcalde se le reclamó ayer que recapacite en una medida que va a destruir empleo./eldiadecordoba.es

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *