La Justicia alemana investiga al expresidente de Volkswagen por fraude

1443467613_460974_1443467710_noticia_normalLa Justicia investiga a Martin Winterkorn por supuesto fraude por la manipulación sistemática durante años de los motores diésel EA 189 para trucar las emisiones de gases nocivos

CadenaSER. EFE. Alemania.- La Justicia de Alemania investiga al ex presidente del grupo automovilístico Volkswagen Martin Winterkorn por supuesto fraude por la manipulación sistemática durante años de los motores diésel EA 189 para trucar las emisiones de gases nocivos para la salud. La Fiscalía de Braunschweig ha iniciado estas investigaciones después de que clientes y accionistas hayan demando a Winterkorn.

Las acciones de Volkswagen, que la semana pasada perdieron una tercera parte de su capitalización bursátil -unos 23.000 millones de euros-, cayeron este lunes el 7,5 %, hasta 99,30 euros, en la bolsa de Fráncfort.

El consejo de supervisión del grupo Volkswagen se reunirá el miércoles para discutir las primeras investigaciones sobre la manipulación, que podría haberse decidido en 2005 y 2006, según informa la agencia alemana DPA. Entonces presidía el grupo Volkswagen Bernd Pischetsrider y dirigía la marca Volkswagen Wolfgang Bernhard.

Entonces Volkswagen quiso mejorar las ventas en EEUU con vehículos diésel pero sólo era posible lograr los límites de emisión de gases nocivos con ayuda del software, por lo menos en las pruebas. Volkswagen renunció a instalar una tecnología de limpieza del gas en el vehículo porque era demasiado cara, según fuentes de la compañía citadas por el mismo medio.

Además, las autoridades alemanas de supervisión financiera BaFin ya dijeron la semana pasada que también observan los movimientos en bolsa de las acciones de Volkswagen por si se hubiera producido un uso de información privilegiada o que la empresa no publicó inmediatamente informaciones relevantes. Por ejemplo, el hecho de que estaba siendo investigada en Estados Unidos por la manipulación de las emisiones de gases.

Las empresas que cotizan en bolsa están obligadas a informar inmediatamente de cualquier hecho que pueda influir en los resultados y en la cotización de las acciones.

Volkswagen ha engañado de forma sistemática, al menos desde 2009 y hasta 2014, al haber instalado un software en los motores diésel EA 189 que permite al vehículo reconocer que está pasando una prueba y trucar las cifras de sus emisiones de óxido de nitrógeno.

Al presentar su dimisión Winterkorn dijo que desconocía esta manipulación de las cifras de emisiones y que dimitía porque asumía su responsabilidad pese a que era consciente de no haber hecho nada malo.

El consejo de supervisión de Volkswagen, un órgano supervisor típico de las empresas alemanas en el que están los accionistas y los empleados, también dijo en todo momento que Winterkorn desconocía esta práctica, algo que la prensa alemana considera difícil de creer.

Volkswagen ha contratado al bufete de abogados estadounidense Jones Day, que también representó a Siemens y Daimler en otros escándalos de corrupción, para realizar la investigación interna. El Estado de Baja Sajonia, donde se ubica la sede de Volkswagen, tiene una participación del 20% en la compañía alemana.

El director de Marcas del grupo Volkswagen, Herbert Diess, se reunirá el martes con la comisaria europea de Industria, Elzbieta Bienkowska, para informarle de lo sucedido.

La compañía alemana Bosch, proveedora de la tecnología diésel en entredicho en el caso Volkswagen, ha descargado en el grupo automovilístico alemán la responsabilidad en la manipulación. Bosch entregó a Volkswagen el software para que lo utilizara en las pruebas de emisiones pero en una carta en 2007 advirtió de que el uso que tenía previsto hacer el fabricante automovilístico alemán era ilegal, según una información de ‘Bild am Sonntag’.

Cerca de 11 millones de vehículos afectados

Volkswagen confirmó la semana pasada que son 11 millones de vehículos los afectados en todo el mundo, pero hasta ahora no ha sido muy transparente al informar sobre las marcas de todos los vehículos trucados y las cifras no son claras. De esos 11 millones de vehículos, 5 millones son de la marca Volkswagen y 2,1 millones de Audi. Los Audi A1, Audi A3, Audi A4, Audi A6, el deportivo Audi TT y el Audi Q3 y Audi Q5 están equipados con motores turbodiésel de 1,6 y 2 litros trucados.

Los motores actuales, que cumplen la normativa europea UE6, no están manipulados, según ha indicado la firma. Los modelos de la marca Volkswagen afectados son el Golf de la sexta generación, el Passat de la séptima generación y la primera generación del Tiguan. Todos los vehículos nuevos de la marca Volkswagen que cumplen la normativa europea UE6 no están afectados, esto incluye los nuevos modelos delGolf, Passat y Touran.

Volkswagen todavía no ha informado de qué modelos de la marca española Seat, de la checa Skoda y de los vehículos industriales tienen el motor EA 189 trucado, ni tampoco dónde se han vendido los vehículos manipulados. En Estados Unidos hay casi medio millón de vehículos manipulados, en Alemania 2,8 millones y en Suiza unos 180.000 unidades.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *