Barcelona apuesta por el taxi compartido para salvar el sector

  • Ayuntamiento y Àrea Metropolitana se alinean junto al gremio ante la creciente competencia
Barcelona apuesta por el taxi compartido para salvar el sector
¿Una ciudad sin taxis? Hace pocos días los taxistas celebraron una huelga para alertar de sus problemas (Àlex Garcia)

BARCELONA. LA VANGUARDIA. LUIS BENVENUTY.- Barcelona y su área metropolitana abrieron ayer las puertas al taxi compartido. El Ayuntamiento, el Institut Metropolità del Taxi (Imet) y el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) estudian la medida con el objetivo de modernizar este servicio público, de hacerlo competitivo en la era de las nuevas tecnologías, de poner freno a la creciente tensión entre los conductores de toda la vida y los recién llegados de la mano de las últimas aplicaciones. “Es una idea muy buena –dijo Alberto Álvarez, portavoz de Élite, de la principal asociación de taxistas del área metropolitana–. Podrían establecerse puntos donde se pudieran coger taxis compartidos. Por ejemplo, en plaza Catalu-nya, en plaza Espanya… para ir al aeropuerto, a Fira Gran Via. Incluso podrían establecerse tarifas fijas y darlas a conocer entre la ciudadanía. El problema es que el reglamento del taxi dificulta esta medida. Las administraciones han de espabilar. Y ahora parece que empiezan a hacerlo…”.

El pleno del AMB aprobó ayer por unanimidad un documento, a partir de una propuesta del PDECat transaccionada con el gobierno metropolitano que preside Ada Colau, que asume las principales reivindicaciones de los taxistas, que condena la liberalización del sector que supone la multiplicación de licencias de vehículos de alquiler con conductor, que reconoce que el taxi es un servicio público que ha de estar regulado por las administraciones para salvaguardar los derechos de los usuarios. Y este punto de partida también apuesta por la obligada modernización del sector. De lo contrario no tendrá futuro. Un modo para ello, suscrito ayer por la AMB, es el taxi compartido y también un nuevo sistema tarifario mucho más sencillo que no despierte tantos recelos entre la gente, aprovechar el auge de las aplicaciones para captar clientes, nuevas campañas que animen a usar este medio…

 “También seguiremos trabajando en la puesta en marcha de más microparadas –añadió la concejal de Movilidad y presidenta del Imet, Mercedes Vidal–. Facilitan el uso del taxi y mejoran la circulación de la ciudad. También continuaremos apostando por una mejor inclusión del taxi en la red del transporte público. En este sentido, y aunque sea a largo plazo, queremos incluir el taxi en la T-Mobilitat. Son cuestiones que tenemos que trabajar para que el servicio no acabe determinado principalmente por criterios de mercado”. Poco antes del pleno de la AMB, Ada Colau y Mercedes Vidal se reunieron con los principales representantes del taxi. Y los taxistas salieron del encuentro muy satisfechos, incluso contentos, una imagen inusual en estos tiempos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *