2010 ha acabado con 58.089 trabajadores autónomos que no han podido mantener sus negocios

MADRID.- El único colectivo que hasta el momento se había caracterizado por ser anticíclico y crecer en los momentos más duros y de mayor crisis, en esta ocasión es el que más está sufriendo. Diciembre ha terminado con un balance negativo de -6.497 activos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social y durante 2010 han sido 58.089 los autónomos que no han podido mantener sus negocios en pie. Si analizamos todo el periodo de crisis, vemos que desde abril de 2008, momento en el que el trabajo autónomo crecía a un ritmo interanual de un 10%, se han perdido 306.259 afiliaciones al RETA.
Y aunque es cierto que la destrucción de trabajo autónomo crece a un ritmo más lento, no menos cierto es que este año ha terminado con una reducción, en términos relativos, de un 1’84%, mientras que el Régimen General ha caído un 1’22%.
Los datos mensuales de diciembre mantienen la caída en la construcción (-4.935) y en la hostelería (-1.345). Sin embargo, aporta un buen dato en comercio (+573), cambiando la tendencia anterior, posiblemente por las expectativas de las ventas en Navidades.
Para UPTA estos datos son claramente negativos y no permiten detectar ningún tipo de recuperación en la evolución del colectivo. Por una parte, la sangría de pérdida de activos en la construcción (el 62’67% del total de bajas anuales) continúa muy por encima de las expectativas, lo que confirma que las medidas urgentes del Gobierno no están produciendo ningún tipo de beneficio en este grupo empresarial. “Con el retraso en la puesta en marcha del Plan para la Rehabilitación de edificios y viviendas anunciado por el Gobierno no sólo se está retrasando la reincorporación de los autónomos de la construcción a la actividad, sino que se está acelerando la destrucción de empleo en este colectivo”, explica César García, secretario ejecutivo de Política Sectorial de UPTA España.
Por otra parte, hay que añadir las bajadas del sector de la hostelería, un grupo que venía creciendo, aunque a ritmos lentos, pero no destruía empleo. Esta bajada, como ya ha anunciado la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, viene dada por las previsiones que los hosteleros han hecho de las consecuencias de la entrada en vigor de la Ley anti tabaquismo, que repercutirá muy negativamente en los ingresos del colectivo hostelero autónomo.
A pesar de que el comercio sumó 573 afiliados durante el pasado mes de diciembre, desde enero de 2010 ha perdido 2.134 activos. Un sector que, como viene pidiendo UPTA desde hace dos años y recuerda de nuevo César García, “necesita la adopción de medidas urgentes por parte de las administraciones central y autonómica que le permitan una reestructuración ordenada”.
Por Comunidades Autónomas hay que destacar dos datos, la caída de afiliación de Andalucía (-1.565) e Illes Balears (-1.257) y la subida en afiliación de la Comunidad de Madrid (+265) y las Islas Canarias (+141). Estos dos datos se produjeron de igual manera durante los meses de octubre y noviembre.
Estos datos confirman las propuestas de UPTA para que se articulen fórmulas pensadas específicamente para el trabajo autónomo y la empresa individual, con el objetivo de reforzar el emprendimiento en España y particularmente entre los jóvenes.
La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos sigue manteniendo que las causas de la pérdida de trabajo autónomo siguen centradas en la falta de liquidez financiera, la restricción crediticia y el bajo consumo interno, además de los factores propios de la crisis inmobiliaria.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *